Cuando trabajamos, nos encontramos expuestos a múltiples tipos de riesgos laborales, por lo que tener un buen equipo profesional para protegernos contra ese tipo de peligros nos ayudará a evitarlos o, al menos, minimizar los daños sufridos. En nuestro post de hoy te contamos algunos detalles sobre los zapatos de seguridad ¡Toma nota! 

¿Para qué sirven los zapatos de seguridad?

Si nos centramos en el sector industrial, construcción, metal o mecánica, encontramos que los pies son una parte muy vulnerable del cuerpo del trabajador ya que se encuentran constantemente expuestos a impactos, químicos, objetos punzantes, etc. Es fundamental que el calzado de seguridad que utilice el personal de estos sectores sea específico para cada caso.  

¿Qué tipos de normas deben cumplir los zapatos de seguridad?  

Según lo recogido en la UNE (Asociación Española de Normalización), el calzado de uso profesional se rige según estas normativas, en función del tipo de calzado. 

  • UNE: EN ISO 20345:2011 
  • UNE: EN ISO 20347:2012 
  • UNE: EN ISO 20346:2014 

Tipos de calzado de uso profesional

En primer lugar, deberemos diferenciar entre tres tipos de calzado de uso profesional: 

  • El calzado de seguridad. Siglas S y normativa EN ISO 20345 
  • El calzado de protección. Siglas P y normativa EN ISO 20346 
  • El calzado de trabajo. Siglas O y normativa EN ISO 20347 

El calzado o botas de trabajo no lleva puntera de protección contra impactos y aplastamiento. 

Por el contrario, el calzado de seguridad y el de protección sí que presentan una puntera de protección y resisten impactos de 200J y 100J y contra un aplastamiento de 15KN y 10KN, respectivamente. 

Normativas

Una vez estén claras estas diferencias, pasaremos a seleccionar el calzado que mejor se adapte a nuestras necesidades. Para ello, las normativas diferencian entre dos clases de calzado en función del material de fabricación: 

  • Clase Itodo tipo de materiales a excepción de polímeros naturales o sintéticos. 
  • Clase II: Polímeros naturales o sintéticos. 

Tras esta clasificación, en las tres normativas se clasifican por esta enumeración. 

  • B (características básicas) y antideslizante. 
  • 1-5 

La enumeración siguiente presenta las características anteriores más unas adicionales. En la clase I se encuentran las numeraciones B, 1, 2 y 3 y en la clase II, B, 4 y 5. 

Hemos elaborado un vídeo resumen con los datos relevantes a la hora de elegir un zapato de seguridad. ¡Dale al play!

 

 

 

¿Cómo elegir los zapatos de seguridad adecuados?

Ahora que ya sabes qué tipo de calzado de protección es el que se adapta a tu situación laboral, el siguiente paso es buscar el confort. 

En estos sectores profesionales, se pasan largas horas de pie o en movimiento, por lo que adquirir unos zapatos de seguridad cómodos debe de ser una de tus principales prioridades para evitar dolores o cansancio en los pies como explicábamos en el post “¿Te duelen los pies a causa del calzado de seguridad?”.  

Para ello, lo mejor es apostar por unos zapatos fabricados con materiales buenospuesto que elegir un tipo de calzado más económico puede suponer un gran desplome en la calidad de éste. 

Elegir unos zapatos de seguridad ligeros también es imprescindible para evitar al máximo el cansancio innecesario en los pies. Esto se puede conseguir adquiriendo unos zapatos que sustituyan los componentes metálicos por otros más ligeros y resistentes en sus propiedades, consiguiendo un calzado de seguridad cómodo y con excelente protección. 

Para finalizar, recuerda que el tipo de calzado de seguridad que debe llevar un trabajador debe: 

  • Cumplir la normativa de seguridad. 
  • Ajustarse a las necesidades del trabajador. 
  • Garantizar comodidad. 
  • Tratarse de un zapato de seguridad de calidad. 

¿Ya conocías toda esta información sobre el calzado de seguridad?