¿Tienes que volver a coger el coche tras estar mucho tiempo parado? Si es así, es imprescindible hacer una revisión general previa para evitar averías durante su uso. En nuestro post de hoy os daremos algunas recomendaciones acerca del mantenimiento del coche para que nuestros vehículos puedan ponerse de nuevo en marcha en las mejores condiciones. ¡Sigue leyendo! 

Consideraciones previas

En primer lugar, debemos tener en cuenta si nuestro vehículo ha estado aparcado en la calle o más protegido en un garaje. 

Si hemos tenido el coche en la calle, es evidente que las condiciones meteorológicas, el polvo y la suciedad ambiental nos impedirán una buena visibilidad a través de los cristales, por lo que será necesario limpiar el exterior del vehículo a conciencia. Antes de proceder a su limpieza, debemos asegurarnos de que retrovisores, faros, pilotos, alerones y guardabarros están en buen estado para circular sin problemas hasta el lugar donde vayamos a limpiarlo. 

Lavado del vehículo

Si el vehículo ha estado en un garaje, es probable que el exterior tenga un mejor aspecto y no necesite un lavado, aunque debéis recordar que siempre es recomendable mantener una buena limpieza exterior del vehículo para el mantenimiento de la pintura y demás elementos. 

También podemos realizar la limpieza del interior del vehículo, haciendo hincapié en los siguientes elementos: 

  • Salpicadero 
  • Retrovisor interior 
  • Guantera 
  • Freno de mano 
  • Volante y palancas 
  • Reposabrazos 
  • Anclajes del cinturón de seguridad 
  • Manetas de las puertas y 
  • llaves 

Puesta a punto de un coche

Después de la limpieza, empezaremos a revisar otros componentes del vehículo que ha estado con el motor parado 

Presión de los neumáticos

Es importante revisar la presión de los neumáticos, para que sea la adecuada, y comprobar que no se han deformado o cuarteado por la falta de presión y estacionamiento prolongado. 

Nivel de batería del coche

Respecto a la batería, es posible encontrarnos la batería descargada en un coche parado y, en consecuencia, que el vehículo no arranqueTen a mano un arrancador de batería, pinzas de arranque o el teléfono de asistencia en carretera por si fuera necesario y revisa los polos por posible sulfatación.  

Antes de ponerte en circulación, también debes revisar que todas las luces del vehículo funcionan correctamente y sustituir las lámparas en el caso que sea necesario. 

Nivel de los líquidos

Es importante revisar el nivel de líquidos: nivel de aceite motor, refrigerante, agua de los limpiaparabrisas y frenos, reponiendo los líquidos que falten.  

En el caso de los frenos podemos realizar una comprobación rápida pisando el propio pedal de freno para asegurarnos de que el tacto es el mismo o, si por el contrario, se hunde en exceso, notando un tacto esponjoso.  

También es recomendable mover el vehículo unos metros y comprobar la zona donde ha estado estacionado para verificar pérdidas de alguno de estos fluidos. 

Aire acondicionado del coche

Por último, revisa el funcionamiento del aire acondicionado, ya que la falta de uso puede haber provocado obstrucciones y la suciedad malos olores o humedades. Puedes utilizar un higienizante de aire acondicionado y un tratamiento de habitáculos para su limpieza e higiene. Estos productos se encargarán de eliminar bacterias y malos olores de superficies y tuberías del sistema de AA producidos por hongos y microorganismos. 

Cuando hayas realizado el mantenimiento del coche y hayas arrancado el vehículo, te recomendamos mantenerlo unos minutos al ralentí; hazlo sin acelerar, solo con el vehículo arrancado, para que todos los sistemas se pongan en funcionamiento y se engrase bien. Si puedes, circula unos kilómetros para comprobar que todo funciona correctamente y que no hay ruidos extraños. Comprueba, también, la configuración de los componentes electrónicos, ya que pueden estar desconfigurados si desconectaste la batería o si se ha descargado.  

Si no eres especialista en mecánica, te recomendamos llevar tu vehículo a un taller especializado para una revisión más profunda; podrán incorporar a tu vehículo aditivos de alta calidad que mejorarán el funcionamiento de tu vehículo.               

Hemos elaborado un vídeo resumen. ¡Dale al play!

 

¡Si sigues estos sencillos consejos de mantenimiento evitarás averías y tu vehículo volverá a estar a punto!