Blinker España lanza hoy, 16 de octubre, su oferta laboral para incorporar a los mejores vendedores de toda España, de cara a su gran expansión comercial en los sectores del Artesanado del Metal, los Instaladores, el Mantenimiento, la Madera y la Construcción.

Juan Ramírez fue directivo del Grupo Würth durante 30 años, 17 de ellos como Director General en España y otros muchos como responsable de Francia y Latinoamérica, liderando a más de 10.000 vendedores. Desde el 13 de septiembre de 2018 es Director Adjunto a la Dirección General de Blinker España.

Nuestro Director de Recursos Humanos, David Antón, lo ha entrevistado para ampliar información a los candidatos interesados en nuestra oferta.

¿Cuál es tu valoración de tu paso por Würth España?

30 años dan para mucho, fue la empresa de mi vida. Entré en 1985 en una pequeña empresa de 60 personas que había fundado la familia Würth, y la convertimos en una gran empresa que llegó a tener casi 5.000 colaboradores. Y nunca tuvieron que aportar más dinero, así que se puede decir que sus empleados les regalamos la empresa que hoy tienen. Fue una empresa extraordinaria en el éxito y actuó como todas cuando llegó la crisis.

¿Cuándo y cómo te desvinculaste de ellos?

Siempre pensé que me jubilaría allí, así me lo habían prometido, pero me cesaron como Director General de España el 16 de marzo de 2011, me acuerdo muy bien del día porque era mi cumpleaños. Y continué como responsable de Francia y Latinoamérica hasta el 31 de agosto de 2015. Quise continuar pero prefirieron cortar toda relación.

¿A qué te dedicaste entonces?

Escribo desde hace muchos años, novelas y poemas, y así he continuado. Tengo una web donde colgué un relato en que me hacía pasar por un recién jubilado profesor de matemáticas, que no estaba muy convencido de su jubilación. Y José Antonio Ferri, socio y fundador de Blinker, lo leyó y quedamos y congeniamos y aquí estoy. Fue un flechazo.

¿Qué te enamoró de Blinker?

Blinker es una empresa de emprendedores, que ha sabido cumplir 25 años en todas las circunstancias, sobreviviendo al éxito y a la crisis. Blinker es una empresa de personas, de tamaño humano, el tamaño justo que permite hacer todo y que no impide hacer nada.

Como esta gran expansión del Artesanado…

Efectivamente. Blinker tiene todo para hacerlo muy rápido y muy bien, un gran equipo de profesionales. Y no sólo yo, también están colaborando mis antiguos colegas Loli Fernández y Paco Catrain. Entre los tres aportamos nuestro granito, casi un siglo de experiencia.

¿A quién va dirigido este anuncio?

A todos los que se sienten vendedores, a los que aman su profesión. Blinker quiere tener a los mejores expertos del Artesanado. Vendedores con muchos años de experiencia que quizás piensan que ya ha pasado su tren, que su mejor momento fue cosa del pasado, y que ya sólo se trata de resistir. Personas con ganas de ilusionarse de nuevo en un proyecto ganador.

¿Estás pensando en tus antiguos vendedores?

Naturalmente me gustaría volver a coincidir con muchos de ellos. Vivimos momentos muy emocionantes y viajes inolvidables. Y éramos jóvenes. ¿Por qué no revivir una segunda juventud? Pero no está dirigido específicamente a nadie. Piensa que mi anterior empresa fue una escuela de vendedores, calculo que habrán pasado unos 15.000 por ella, muchos más que su actual red de ventas. Les estoy agradecido a todos ellos, y a todos les deseo la felicidad. Así que este anuncio de Blinker iría destinado a los que no se sientan plenamente felices, a los que crean que no están siendo totalmente aprovechados, a los que confíen en sus propias capacidades, a los que estén aburridos y necesiten divertirse otra vez. Y también a los jóvenes que quieran emular a sus mayores.

¿Y qué puede ofrecer Blinker?

Antes he hablado del tamaño. Importa. He aquí la paradoja: a empresa más pequeña, zonas más grandes, más estables, más duraderas. Blinker no tiene costosas estructuras organizativas, lo que le permite pagar mejor a sus vendedores, en torno al 20% de sus ventas; y con un sistema sencillo, fácil de explicar, de entender y de calcular.

¿Con qué te gustaría terminar?

Me ha gustado el eslogan de esta campaña. ¡Pásate al naranja!